VISITA A UNA QUESERÍA ARTESANAL

   La leyenda cuenta, que fue un viejo Árabe quien descubrió el queso, mientras que estaba atravesando el desierto. Llevaba leche en una bota, seguramente hecha del estómago de una oveja. Mientras que cabalgaba por el desierto, la leche se agitó en la bota al paso de su caballo y se convirtió en queso fresco. El pobre Árabe se sorprendió mucho, cuando quería tomar un buen trago – pero ha nacido el concepto del queso. En el año 59 a.C. Julio César invadió Francia con bloques de queso en sus provisiones.

Desde estos días la producción de queso se desarrolló mucho y hoy en día existen más de 400 variedades de queso, cada una con un sinfín de texturas, aromas y sabores.

Isabel Maria – la dueña de Naizaloa – es una mujer conocedora de las tradiciones y riquezas de su pueblo y decidió desarrollar los conocimientos queseros, que generación tras generación había enriquecido su familia. Es así como nace la Quesería Naizaloa en el año 2003 y con la ayuda de Juan, su marido.

El cuida con esmero el propio rebaño de cabras de la autóctona raza malagueña para que esté en perfecto estado a la hora del ordeño y dará la mejor leche, de la que Isabel Maria prepara un delicioso queso.

Según la hora para la que se planifica esta visita se puede ver como se ordeñan las cabras y los más atrevidos pueden probar a ordeñar a mano – como se hizo desde hace miles de años – antes de ver las modernas instalaciones de ordeño automático, de la pasteurización y del cuaje de la leche.

Acto seguido se moldean los quesos que a continuación entran en prensa, para perder todos los restos de suero. Después tienen que reposar durante una hora en la salmuera, antes de que salga el primer producto – el queso fresco.

Con recetas tradicionales, pero cuidando al mínimo detalle las normas de salud e higiene, esta empresa familiar viene realizando una labor con todo cuidado para que llegue a nuestra mesa un queso, en todas sus variedades, de calidad y con todas las garantías de artesanía y tradición.

El tipo de queso se determina por el tiempo de curación, que realiza en las cámaras de frio.

Esta actividad se puede realizar como simple visita de una duración de aproximadamente 1,5 horas o como taller con una duración entre 3 – 4 horas. En este caso, el grupo pone mano a la obra y cada participante elabora su propio queso, prensándolo en la maquina. Mientras que madure en la salmuera se demuestra, como se elaboró el queso de forma manual y tradicional durante miles de años.

Evidentemente degustaremos todos los quesos elaborados por Naizaloa, que son
  • el queso fresco
  • el queso semicurado y
  • el queso curado
Al final de la visita cada uno se lleva un queso fresco a casa.


Ir a la página anterior...